Posteado por: Thalia Ehrlich Garduño | 12/08/2011

Una Mamá para todos II

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Después, cuando subí al Cielo, Ella me faltaba, y yo le faltaba a Ella. Entonces, Ella vino directamente en alma y cuerpo a reunirse conmigo. Yo no pude hacerlo de otra forma. Así tenía que ser.

Las manos que habían tocado a Dios no podían paralizarse. Los ojos que habían contemplado a Dios no podían permanecer cerrados. Los labios que habían besado a Dios no podían ser cerrados. Ese cuerpo puro que había dado cuerpo a Dios no podía podrirse en la tierra… Yo no pude. No era posible. Hacerlo me hubiese costado demasiado.

  Y aunque yo sea Dios, yo soy su Hijo. Además, dijo Dios, es por mis hermanos los hombres que yo he hecho esto; par que tengan una Mamá en el Cielo. Una verdadera Madre, la Mía, como una de las suyas, con cuerpo y alma.

 

Michel QUOIST. “Patapon”, revista católica mensual para niños
Ediciones Tequi, Francia.

 

 

Fuente: María de Nazaret

 

Bendiciones…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: