Posteado por: Thalia Ehrlich Garduño | 02/04/2010

Una lanza la traspasó a tu alma

LA PIEDAD.bmp

Verdaderamente, Madre Bienaventurada, una lanza traspasó tu alma.

Y además, al traspasarla penetró en la Carne de tu Hijo.
De hecho, cuando Jesús, tu Jesús, murió, le perteneció a todos pero especialmente a ti, no fue a su alma que alcanzó la lanza que le abrió el costado, sino a la tuya. Su alma ya no estaba en su cuerpo, sino la tuya, de manera que con razón te proclamamos más que mártir, pues en ti el sufrimiento corporal fue supeditado por el dolor de tu compasión
.

 

 

San Bernardo (1091-1153),
Sermón de las doce estrellas, §14,
Escritos sobre la Virgen María,
Mediaspaul, Paris 1995, p. 35-36

Fuente: María de Nazaret

 

Bendiciones…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: