Posteado por: Thalia Ehrlich Garduño | 22/02/2010

El papel de la mujer a la Luz de la Bella María*

Bella Virgen de la Merced

Por: Thalia Ehrlich Garduño

El papel que Dios da a la Bella María en el Plan de Salvación ilumina la vocación de cada una de las mujeres en la vida de la Iglesia y de la sociedad, definiendo su diferencia con relación al hombre.

En efecto, el Modelo de la Doncella de Nazaret muestra con claridad lo que es particular en la personalidad de la mujer.

En esta época, algunas corrientes del movimiento feminista, con el propósito de favorecer a la independencia de las mujeres, las han tratado de igualar en todo a los hombres. Pero la Voluntad de Dios como se manifiesta en el relato de la Creación, vemos que, aunque Él quiere que la mujer sea igual al hombre en dignidad y valor, de la misma manera afirma claramente su diferencia y su naturaleza particular.

La mujer no puede ser una copia del hombre pues Dios la doto de cualidades y privilegios propios, que conceden una característica autónoma, que en todo momento ha de promoverse y alentarse.

Estos privilegios y esta característica de la personalidad de la mujer han alcanzado su desarrollo en la Hermosa María. De este modo, la plenitud de la Gracia Divina la favoreció en todas sus capacidades naturales de la mujer.

El papel de la Bella María depende plenamente del de Cristo. Se trata de una función única para que se realice el Misterio de la Encarnación, la Maternidad de la Doncella de Nazaret era necesaria para dar al mundo el Salvador, verdadero Dios, verdadero Hombre.

El valor de la cooperación de la Mujer en la venida de Jesucristo se ve manifestado en la iniciativa de Dios que a través del Ángel Gabriel revela su Plan de Salvación para que coopere con Él de forma consciente y libre y de su consentimiento generoso.

Vemos aquí el ejemplo más alto de cooperación responsable de la Mujer en la Redención del hombre, de la humanidad, formando una relación trascendente para toda afirmación sobre el rol y la función de la mujer en la historia.

La Bella María que realiza este modo de cooperación excepcional, muestra el modo a través de cual la mujer debe cumplir concretamente la Misión que tiene ella. Con el Anuncio del Ángel Gabriel, la Madre de Dios no tiene una conducta de reivindicación orgullosa, ni tampoco está buscando cumplir sus ambiciones personales.

El evangelista Lucas la presenta como una persona que solamente quería dar servicio humildemente, plenamente confiada al Plan Divino de Salvación. Este es el sentido de su contestación: ‘He aquí la Esclava del Señor; hágase en mí según tu Palabra’ (Lc. 1, 38).

La Bella María no acepta pasivamente, pues da su consentimiento solamente después de manifestar la dificultad que proviene de su propósito de Virginidad, inspirado su voluntad de pertenecer completamente a Dios.

Después de haber recibido la respuesta del Mensajero de Dios, la Hermosa María le expresa su disponibilidad, teniendo una actitud de servicio humilde. Aquí vemos el valioso servicio que humildemente muchas mujeres, siguiendo el Modelo de la Madre de Dios, dan en la Iglesia para que se desarrolle el Reino de Jesús.

Continuará…

 

Bendiciones…

*Catequesis del Papa Juan Pablo II, 6 de diciembre 1995

Anuncios

Responses

  1. Me gusta múcho.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: