Posteado por: Thalia Ehrlich Garduño | 08/11/2009

La Bella María y las almas del Purgatorio II: Un pecador no puede ser feliz en el Paraíso

La Bella María cuida de cada uno de nosotros

Supongamos por un hecho extraordinario que un hombre manchado por el pecado sea admitido en el Reino de los Cielos, no podría ser feliz.

Vagaría pensativo, triste y solitario por la corte Celestial, buscando sin encontrar alguien parecido a él, vería por el contrario el sello de la Santidad de Dios que le haría estremecerse de temor. Se sentiría siempre bajo su presencia y su mirada, deseando llevar su pensamiento hacia otro lado, se daría cuenta que el ojo Eterno de Dios, que no se cierra jamás, está posado sobre él y ese ojo de Santidad que es la Felicidad y la Vida de las criaturas santas, le parecería un ojo de cólera y de castigo.

Dios no puede cambiar su Naturaleza. Es Santo por siempre. Y porque es Santo ningún alma en pecado puede ser Feliz en los Cielos.

Cardenal Newman
Sermones de la parroquia (1, 3-8)

 

Fuente: María de Nazaret

 

Bendiciones…

Con la Bella María a Jesús

La Luz, el Amor, la Paz de Jesús y de la Bella María

están en ustedes

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: