Posteado por: Thalia Ehrlich Garduño | 10/07/2009

Y se llamaba María

MAMÁ MARÍA DEL CARMEN

No más que el Cielo puede ser espejo tuyo.

¡Oh sol!-suspiró la gotita de rocío”.

“Yo siempre estoy soñando contigo. ¿Pero qué puedo esperar? Soy tan pequeña para tenerte en mí –Y se echó a llorar desconsolada.

Le contestó el sol: Yo lleno el cielo infinito;pero también puedo estar en ti, gotita de rocío.

Yo me haré chispa para llenarte y tu vida pequeñita se hará un mundo de luz”. (Tagore)

 

María era como una pequeña gota de rocío

que, por recibir a Dios, se hizo luz para el mundo.

María creyó en el Dios del Amor,

de Él se fió y a Él le cantó todas las maravillas que hizo en Ella y en su pueblo.

La Virgen se llamaba María.

Así la pusieron sus padres.

Era un nombre muy corriente, pero que tenía un gran significado: “La Llena de Gracia”.

María, la criatura más cercana a la Trinidad,

estuvo llena de Dios.

Dios estaba en María y María vivía en Dios y de Dios.

El Creador dejó una profunda huella en su alma

y por donde caminaba María, se palpaba

la presencia del Omnipotente.

Sin darse cuenta, un día cualquiera, Dios la cambió.

“Fue un día en que no te esperaba.

Entraste, sin que yo lo pidiera, en mi corazón.

Y pusiste un sello de eternidad en los instantes fugaces de mi vida" (Tagore).

María creyó y por eso fue alabada.

“Ella concibió la Palabra de Dios antes en

la mente que en el seno”

(San Agustín).

Isabel pone la Fe de María como fundamento

de todo lo que ha realizado y va a poder realizar.

Así dice:

“Feliz la que ha creído

que se cumplirán las cosas que le fueron dichas

de parte del Señor”

(Lc. 1,45).

San Pablo habla de la Fe como fundamento de toda vida cristiana:

“El justo vive de la Fe” (Rom. 1,17).

Así lo entendió San Juan de la Cruz al poner la Fe

como único medio adecuado para unir el alma a Dios.

Para conocer y poseer a Dios es necesario,

despojarse de todos los bienes para quedarse con sólo Dios.

 

Aunque la Virgen recibe la alabanza de su prima,

expresa con el canto del Magníficat lo que Dios es para Ella: todo.

Este himno de acción de gracias alaba a Dios

por la elección que hizo en Ella, a pesar de ser tan pequeña;

reconoce, además, la Providencia y Misericordia de Dios en el mundo y el cumplimiento de las promesas hechas a los padres antiguos.

María experimenta en su vida que

“para Dios no hay nada imposible” (Lc. 1,37).

Dios visitó a María y de este encuentro nació el Amor.

Es imposible explicar la acción de Dios.

 

Algo nos puede aclarar estas palabras de Tagore:

“El que puede abrir los capullos, ¡lo hace tan sencillamente!

Los mira, nada más,

y la savia de la vida corre por las venas de las hojas.

 

Fuente: Espacio del Sr. Lastiesas

 

Bendiciones…

050119-SemanaDeOracionPorLaUnidadDeLosCristianos

La Luz, el Amor, la Paz de Jesús y de la Bella María

están en ustedes

Anuncios

Responses

  1. ¡Hola Thalia! : Qué alegría encontrarme con esta entrada. Me encanta. Me gusta un montón, como dicen hoy los jóvenes.- La considero un bello canto a nuestra Madre del Cielo, María. Recibe los mejores saludos de GERARDO.-


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías