Posteado por: Thalia Ehrlich Garduño | 09/04/2009

La cooperación privilegiada de la Bella María a la Redención

Bella Mamá María del Tepeyacac

La Santísima Virgen, predestinada, junto con la Encarnación del Verbo, desde toda la Eternidad, cual Madre de Dios, por Designio de la Divina Providencia, fue en la tierra la esclarecida Madre del Divino Redentor, y en forma singular la generosa colaboradora entre todas las criaturas y la humilde esclava del Señor.

Concibiendo a Cristo, engendrándolo, alimentándolo, presentándolo en el Templo al Padre, padeciendo con su Hijo mientras Él moría en la Cruz, cooperó en forma singular, por la obediencia, la Fe, la Esperanza y su ardiente Caridad a la restauración de la vida sobrenatural de las almas. Por eso es Nuestra Madre en el Orden de la Gracia.

 

Lumen Gentium, Capítulo §61.
Concilio Vaticano II

 

Fuente: María de Nazaret

 

Bendiciones…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: