Posteado por: Thalia Ehrlich Garduño | 08/07/2008

Te asomaste María…

Hermosa Virgen María

Te asomaste a mi vida, y mi vida cambiaste,
Cuanto al fin me di cuenta de tu humana grandeza,
De tu ejemplo sublime, del dolor que aceptaste,
De tu Amor y obediencia, en Gloriosa firmeza.

Honraré la diadema que corona tu frente
Y tu halo que brilla como espuma del mar;
Tu presencia en mi alma es anuncio esplendente,
De la entraña de Cristo que a mí viene a posar.

Cantaré tus loores con voz infatigable;
Desdeñaré las voces que me quieran callar;
Tendré siempre presente consuelo tan amable,
Y en relajo gozoso podré en ti descansar.

Cantaré de Jesús las inmensas riquezas
Que el Espíritu Santo nos viniera a mostrar,
Y de ti, Santa Madre, tus inmensas ternezas
Que me llevan a Cristo al que anhelo adorar.

Y aunque sé que reitero mi salmodia, celoso,
No cejaré en mi empeño para siempre cantar
A la Madre bendita del Mesías Glorioso,
Que al humano linaje consiguió rescatar.

 

Bendiciones…  Sonrisa

Rafael Ángel Marañón

Anuncios

Responses

  1. Te asomaste a mi vida, y mi vida cambiaste, Cuanto al fin me di cuenta de tu humana grandeza, De tu ejemplo sublime, del dolor que aceptaste, De tu Amor y obediencia, en Gloriosa firmeza.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: