Posteado por: Thalia Ehrlich Garduño | 31/05/2008

En la Visitación, el preludio de la Misión del Hijo de Dios II

María Theotokos

Por: Thalia Ehrlich Garduño

Lucas relata ‘cuando oyó Isabel el saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno’ (Lc. 1,41).

El saludo de la Virgen a Isabel provoca en el hijo de Isabel un salto de gozo: Jesús entró a la casa de Isabel gracias a su Madre, entonces transmite al profeta la alegría con que el Antiguo Testamento anuncia como signo de la venida del Mesías.

Con el saludo, Isabel también sintió la alegría mesiánica y ‘quedó llena de Espíritu Santo; y exclamó diciendo: ‘Bendita tú entre las mujeres y bendito es el fruto de tu seno’ (Lc. 1,41-42).

En virtud de la inspiración Divina comprende la grandeza de la Virgen que, más que Judit quien la prefiguró en el Antiguo Testamento, es bendita entre las mujeres por el fruto de su vientre, Jesús el Salvador.

Isabel exclama con gran voz y manifiesta un entusiasmo religioso, es entonces que la oración del Avemaría resuena en los labios de cada creyente, como alabanza de la Iglesia por las maravillas que hizo en la Madre de su Hijo.

Isabel la proclama ‘Bendita entre las mujeres’ e indica el motivo de la bienaventuranza de la Madre de Dios en su Fe: ‘¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!’ (Lc. 1,45).

La grandeza y la alegría de la Hermosa María tienen origen en el hecho de que Ella es la que cree.

Frente a la sublimidad de la Bella María, Isabel comprende el honor que significa para ella la visita de la Madre del Redentor: ‘¿De dónde a mí que la Madre del Señor venga a mí?’ (Lc. 1,43). Con la expresión mi Señor, Isabel reconoce la dignidad Real y Mesiánica del Hijo de la Madre del Salvador.

En el Antiguo Testamento se utilizaba para dirigirse al rey (1 R 1, 13, 20,21) y también para hablar del Rey-Mesías (Sal. 110,1).

v El Ángel Gabriel dijo de Jesús: ‘El Señor Dios le dará el trono de David, su padre’ (Lc. 1,32).

v Isabel, ‘llena del Espíritu Santo’, tiene la misma intuición.

v Después, en la Glorificación pascual de Cristo manifestará cual es el sentido con que hay que entender este título, o sea un sentido trascendente (Jn. 20,28; Hech. 2, 34-36).

Isabel nos invita con su exclamación a valorar lo que la Madre de Dios trae como Don a la vida de cada uno de nosotros.

En la Visitación, la Bella María lleva a la Madre de Juan Bautista a Cristo, que derrama el Santo Espíritu. Isabel expresa el papel de Mediadora de la Hermosa Doncella: ‘Porque, apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo, saltó de gozo el niño en mi seno’ (Lc. 1,44).

La mediación de la Virgen produce, junto con el Don del Espíritu, como un preludio de Pentecostés, confirma la cooperación que, empezando en la Encarnación, se manifiesta en toda la obra de Salvación de Dios.

 

Bendiciones…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: